Un negocio, tres generaciones: Susana nos cuenta la historia de Dibujitos

Un negocio, tres generaciones: Susana nos cuenta la historia de Dibujitos

Dibujitos es un negocio de venta de artículos para chicos que empezó en el asiento de atrás de un auto hace más de cincuenta años. Hoy tienen un local en el centro de la Ciudad de Mendoza, siguen creciendo y son parte de la #ComunidadIncrease. Susana Caballaro nos cuenta la historia del emprendimiento que empezó su papá y hoy maneja junto a su hijo. 

#ComunidadIncrease

¿Cómo empezó Dibujitos?

Este negocio arrancó de cero, pero de cero total. Empezó con mi papá vendiendo en un auto. El era enólogo, en un momento dejó la enología, nos mudamos de provincia y se puso a vender ropa de bebé. Compró una máquina, tenía un cliente y dos bordadoras. Con eso arrancamos, haciendo baberos. Así empezó, hace más de cincuenta años. Hasta que llegó un momento en que pudo poner un local en Godoy Cruz. Años después, nos vinimos a la ciudad. Hoy hay clientes que me dicen: “Yo vestía a mis hijos acá y ahora le estoy comprando a mi nieta”.

Nunca engañamos a nuestros clientes y eso tuvo sus frutos. Nos han sido siempre muy fieles. A pesar de atravesar un montón de crisis, el cliente siempre nos respondió.

¿Y cómo siguió el negocio?

Empezamos a crecer. Cada vez que el país mejora, nosotros mejoramos con él. Y cuando se pone difícil, nos cuesta. Mi papá falleció hace muchos años, seguí yo y después mis hijos. La tercera generación viene con ímpetu, con ideas nuevas. Yo sé mucho de abuela pero el que sabe de papá es mi hijo.

Conocé más historias de la #ComunidadIncrease: Un negocio que nació del amor por la cocina, Yamilet cuenta la historia de Bazar de la Esquina

¿Cuáles son para vos las claves para que un comercio funcione?

Lo que siempre pretendimos fue no engañar al cliente. Esté la situación como esté. Lo que le pedimos a la gente que trabaja con nosotros es eso. Nunca engañamos a nuestros clientes y eso tuvo sus frutos. Nos han sido siempre muy fieles. A pesar de atravesar un montón de crisis, el cliente siempre nos respondió.

Ahora estamos en una etapa nueva. Así es la historia, tres generaciones, siempre enfrentando tanto los vaivenes del país como los de una pyme que no está apalancada por una inversión inicial grande. Empezamos de cero y seguimos siempre de cero.

Lo importante en los malos momentos es no bajar los brazos. Seguir peleando siempre.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en tu negocio?

Me gusta el comercio, el trato con la gente y el enfoque que tenemos nosotros en el negocio. Obviamente esto no es beneficencia, es un negocio y me gusta vender, pero es una satisfacción personal cuando después de atender a una pareja que está esperando su primer hijo y no tienen mucha idea, me despiden con un beso. Siento que logramos que entendieran, que confiaran, y eso me encanta.

¿Tuvieron momentos difíciles?

Sí, antes nosotros estábamos en el local de al lado, encontramos otro muy bien ubicado, uno muy grande sobre Avenida San Martín. Ese era el sueño de toda la vida, incluso de mi padre. Teníamos de todo pero cuando se cerraron las importaciones empezó una etapa negativa, en la actividad comercial es así, cuando la rueda se frena es muy difícil. Nos fue mal. Tuvimos problemas con los empleados. Quedamos muy averiados. Y perdimos muchos proveedores. Ahora están volviendo pero nos ha costado varios años.

¿Querés leer otra historias de la #ComunidadIncrease? De bar con amigos a planta de cerveza propia, Juani cuenta la historia de The Temple Bar

¿Qué es lo más importante para atravesar esos momentos?

No bajar los brazos. Seguir peleando siempre, tratando de convencer a proveedores, muchos nos dieron una mano. Insistir y cada día ir viendo y haciendo todo lo que se pueda. Si faltaba un acolchado, iba y lo hacía yo. Todo lo que se podía intentar para vender, lo intentábamos. Siempre buscar nuevos proveedores, nuevos productos.

Tenés que saber lo que estás vendiendo, tenés que estar convencido de que lo que estás vendiendo es bueno.

¿Tienen proyectos?

Hoy queremos seguir afianzando el negocio, sumar productos de futura mamá, porque hay poco en Mendoza y es muy caro. Queremos seguir aprovechando el espacio que tenemos que es muy grande. Antes no vendíamos mamaderas, chupetes ni vasos. Seguimos apostando a tener más cosas. Hace unos meses empezamos a vender algunas cosas por internet. Todavía estamos arrancando, de a poco.

¿Tenés algún consejo que quieras darle a alguien que está empezando con un negocio?

Primero, saber de qué se trata. Eso de “zapatero a tus zapatos”, es tal cual. Tenés que saber lo que estás vendiendo, tenés que estar convencido de que lo que estás vendiendo es bueno. Entonces, tenés que saber comprar. Si no sabés comprar, se complica mucho. Si no estás convencido, no podés transmitir confianza. Si hacés eso bien, lo demás es rebote. Eso el cliente lo capta y desde ahí se genera un rebote.

¿Cómo empezaron a trabajar con Increase?

Nos dieron una prueba de siete días y es dulce de leche, una vez que lo probás no querés dejarlo más. Todo lo que es gastos de tarjetas nadie sabe por dónde arranca, qué te cobran, qué es lo que no te cobran. Increase te da un reporte que es espectacular, el contador está chocho.

Nos abrió los ojos en muchas cosas y nos simplificó un montón. Yo lo primero que hacía era entrar al banco. Ahora entro en Increase, veo y después voy más tranquila al banco.

Todo lo que es gastos de tarjetas nadie sabe por dónde arranca, qué te cobran, qué es lo que no te cobran. Increase te da un reporte que es espectacular, el contador está chocho.

¿En qué te parece que ayuda más a tu negocio?

En poder prever lo que vamos a tener en el día en el banco, eso es muy importante. Antes lo usaba sólo para eso, veía cuánto era de Visa, cuánto de Mastercard y llamaba al banco si no estaban acreditados. Ahora uso los reportes, se los llevo al contador, son fantásticos. Ahí pude ver los resultados de una promoción y decidimos no traer más una de ese tipo.

¿Cómo controlabas las ventas antes de usar IncreaseCard?

No se hacía. La verdad es que no se controlaba. Con nuestro sistema sabíamos cuánto habíamos vendido y calculábamos más o menos cuánto íbamos a tener. Si había algo mal cobrado o algo devuelto, no te enterabas.

IncreaseCard

¡Sumate a los más de 20.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

Vos vendés,
nosotros nos ocupamos del resto ;-)

¡Probá ahora 7 días gratis!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.