Flujo de caja: cómo evitar los errores más comunes

Flujo de caja: cómo evitar los errores más comunes

El flujo de caja o cash-flow es uno de los principales indicadores del estado financiero de tu negocio. Es el que refleja la liquidez de tu comercio y su utilidad básica es asegurar el mejor uso posible del dinero.

Contabilidad y flujo de caja

Uno de los mayores desafíos del análisis contable es lograr que refleje la realidad financiera del negocio. A primera vista, un comercio puede parecer muy saludable en sus cuentas, pero tener sus cajas vacías. Es importante que más allá de los resultados, prestes atención al flujo de caja de tu negocio. Este indicador se compone del resultado contable de tu negocio + amortizaciones + provisiones. O sea, en un periodo determinado se suman los resultados, las amortizaciones y las provisiones.

Tener un flujo de caja ordenado te va a revelar la salud financiera de tu negocio, su marcha y evolución. Aporta información sobre tus posibilidades reales de cumplir con compromisos de pago.

Las amortizaciones son un costo que no implica salida de dinero en el momento. Contablemente representan una parte del uso de un activo con el que trabajás, sin significar un desembolso real. Entonces, a través del flujo de caja se clarifica tu disponibilidad financiera o el efectivo que tu negocio puede generar en un determinado período. Está claro que esto es importante, pero no es tan sencillo de lograr. Además, el flujo de caja te permite administrar ingresos y egresos para anticipar problemas financieros.

Importancia del flujo de caja

Básicamente va a revelarte la salud financiera de tu negocio, su marcha y evolución. Aporta información sobre tus posibilidades reales de cumplir con compromisos de pago. Vas a saber si generás suficiente efectivo para cumplir con tus proveedores y acreedores. También, cómo impactará una inversión en tu proyección de flujo de caja. Es una herramienta indispensable para adaptar tus necesidades a tus posibilidades reales.

Acá aparecerán los diferentes tipos de flujo de caja, que se dividen según su origen. El operativo, el que surge de inversiones o desinversiones y el que nace de las operaciones financieras. Ante esto, también tendrás que adaptarlo según el destino: accionistas, reinversiones, amortización de deuda, entre otros.

Desafíos y limitaciones del flujo de caja

El flujo de caja es bueno especialmente para comparar distintos ejercicios, pero tiene sus limitaciones. La cuestión es que los beneficios contables se están computando como cobranzas, lo cual no es real. El hecho de haber facturado y contabilizado una venta no implica que efectivamente la hayas cobrado. Parte de las ventas y beneficios de un ejercicio pueden estar pendientes de cobro en el segundo. Incluso podrían no cobrarse y que las hayas contabilizado.

Eso no significa descartar el flujo de caja, sino entender sus limitaciones y usar distintas maneras para calcularlo. Puede que para determinados fines te sirva el clásico cash-flow contable. Pero para otros podrás usar métodos de estimación directa o indirecta de los flujos de tesorería.

Herramientas

Una simple planilla de cálculo te evitará muchos problemas de dinero para tu negocio o comercio. Un buen flujo de caja te permitirá tener a la vista los ingresos y egresos proyectados para tomar mejores decisiones.

Estos son los errores más comunes al trabajar con el flujo de caja:

Confundir aspectos económicos con financieros: en los flujos financieros tenés que considerar el dinero cuando efectivamente se paga o cobra. A diferencia de los flujos económicos, esto es más allá de cuándo se generó la operación. Si anotás como ingreso una venta que no vas a cobrar por un par de meses, o no le restás las retenciones impositivas, corrés el riesgo de creer que contás con mas dinero para hacer pagos del que en realidad tendrás. Los datos económicos ayudan en la toma de algunas decisiones, pero si los mezclás en el flujo de fondos pueden confundir mucho.

Carecer de información actualizada y confiable: la idea es que los flujos de fondos te ayuden a tomar buenas decisiones. Para eso necesitás que tus datos estén al día y completos. Evitá la acumulación de papeles y comprobantes y agendate por lo menos una revisión semanal. Si no tenés información exacta, usa las mejores estimaciones posibles.

No entender el significado de los números: Para llevar adelante un comercio necesitás manejar ciertos conceptos básicos. Te ayudarán a entender el mensaje atrás de tus números. Si te resulta complicado, pedí ayuda para diseñar una planilla simple y clara que te asegure información valiosa para tu negocio.

No vincular ingresos y egresosrelacionar los pagos con las cobranzas es básico para no perder el control. Marcar con un mismo color ingresos y egresos de un mismo producto o cuenta y atrasar pagos a proveedores si se demora la cobranza a los clientes te puede ayudar mucho.

Mezclar en el flujo de dinero personal o familiar: suele pasar que en negocios o comercios se maneje parte del dinero personal o de algún miembro de la familia desde la caja. Es crucial que identifiques esos rubros y entiendas que no corresponden al flujo de fondos del comercio. Así te asegurás no salir perjudicado.

– No actuar según la información que consigas: los datos del flujo de fondos no sirven solo para saber mejor qué pasa en el negocio, sino para decidir qué debería pasar. Con esta información podés planificar los pagos, buscar maneras de mejorar las cobranzas, cambiar decisiones equivocadas, definir inversiones o pedir préstamos con tranquilidad, antes de llegar a una situación de emergencia.

IncreaseCard

En Increase podemos ayudarte a controlar y administrar tus ventas con tarjeta para potenciar el crecimiento de tu negocio. ¡Probá ahora IncreaseCard gratis por 7 días!

¡Sumate a los más de 20.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

Vos vendés,
nosotros nos ocupamos del resto ;-)

¡Probá ahora 7 días gratis!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.