Cómo volvernos mejores escritores

Cómo volvernos mejores escritores

Nuestra cultura está inundada de programas de desarrollo personal: desde dietas milagrosas de 21 días, pasando por cursos para aprender idiomas, hasta cursos sobre liderazgo y tecnología.

Teniendo esto en cuenta, ¿Por qué deberíamos aquellos que nos dedicamos a crear contenidos, privarnos de tener nuestro propio plan para mejorar nuestras habilidades como escritores?

Por un lado, comunicar es algo tan humano como respirar, y… sin embargo no andamos tomando clases para saber respirar, o si? (mmm, es verdad ahora existen hasta cursos de respiración)

Aún así, hay cantidades de “expertos” que no creen que escribir merezca demasiada atención, como el ex-entrenador de Básquet de la Universidad de Indiana Bobby Knight, quien una vez dijo, “todos aprendemos a escribir en segundo grado. La mayoría de nosotros avanzamos hacia cosas más importantes.”

Por otro lado, están aquellos que creen en el valor de la escritura, y la disciplina de crear material de calidad. “No creo que los escritores sean sagrados, pero las palabras si,” dijo el conocido escritor de obras teatrales Tom Stoppard. “Merecen respeto. Si logras poner las palabras adecuadas en el orden correcto podes inspirar al mundo en una dirección o crear un pequeño poema que los chicos leerán para vos cuando estés muerto.”

Si bien estas palabras, propias de quien considera la escritura como un arte, pueden despertar sobre nosotros el fantasma de la exigencia, no hay que descorazonarse.

La escritura no debería ser algo necesariamente difícil (tanto para aquel que escribe como para aquellos que van a leerlo). Así que, ya sea que llegaste a este post con poca experiencia como escritor, o demasiada, este sencillo plan de 28 días sin duda te ayudará a mejorar la calidad de tu escritura sustancialmente.

Semana 1: Día 1
Vamos a comenzar con un simple ejercicio para entrar en tema. Cerrá los ojos. Imaginá la persona más crítica que jamás haya leído algo escrito por vos. Escribí su nombre en una hoja en blanco junto con cualquier cosa hiriente que haya dicho. Ahora, toma ese papel y elegí alguna de estas cosas para hacer: quemalo, rompélo en mil pedazos, tirálo por el inodoro o dáselo al perro para comer. (Si lo pensaste, pobre perro, cuidálo mejor)

En definitiva: nunca más permitas que esas críticas enfermas vivan gratis dentro de tu cerebro de escritor, ocupando valioso espacio para destinar a cosas que te ayuden a mejorar.

Semana 1: Día 2
No intentes escribir el primer día. Deja que tu ruptura simbólica con el pasado crítico se asiente en tu cráneo. En el día 2, hace una lista con las tres razones más importantes por las que necesitás o querés escribir. Puede ser por trabajo, alguna obligación, o simplemente por pasión personal. Ahora escribí una lista con los tres motivos por los que te gusta escribir. Esta última, es una lista muy diferente y puede resultar tan fácil como difícil de hacer.

Semana 1: Días 3 – 5
Durante los días 3 a 5, elegí la lista que tenga mayor importancia para vos. Cada día, escribí una declaración o frase libre acerca de cada una de tus razones para escribir de la lista.

old-typewriter 1

Semana 2
Ahora que lograste descubrir un claro sentido PERSONAL acerca de por qué necesitas o querés, es momento de empezar a ponerse en forma. Si querés correr una maratón, primero necesitas un plan de entrenamiento, y lo mismo es cierto para la escritura. El éxito de cualquier objetivo requiere de una disciplina constante para ejecutar un plan de entrenamiento. Esta semana el foco estará puesto en desarrollar la disciplina necesaria para tu escritura. A continuación el detalle día a día:

Semana 2: Día 1
Busca un lugar donde puedas estar libre de interrupciones. Pone en tu reloj, teléfono o lo que sea, una cuenta regresiva de 30 minutos. Escribí sobre cualquier tema que se te venga a la cabeza y con la mayor extensión que puedas. Si no logras aguantar los 30 minutos, no hay problema, es Buena información para tener en cuenta.

Semana 2: Día 2
Mantené tu mente libre y hace nuevamente el ejercicio del día 1. NO LEAS lo que escribiste durante el día 1 (a eso me refería con el “mantené tu mente libre”). Empezá con una mente clara. Nuevamente, toma nota de cuánto tiempo aguantar.

Semana 2: Día 3
Busca un lugar tranquilo para acomodarte. Escribí lo primero que se te venga a la mente, idealmente una sola oración y como máximo un párrafo. Guardálo.

Semana 2: Día 4
Volvé nuevamente a tu lugar tranquilo. Toma aquella hoja con lo que escribiste ayer y pone nuevamente el timer o cuenta regresiva. Ahora escribí sobre ese tema durante 30 minutos, directamente con lo que se te venga a la cabeza. ¡PROHIBIDO BUSCAR EN INTERNET!

Semana 2: Día 5
Revisa las piezas que escribiste cada día. Toma un momento para reflexionar acerca de qué es lo que tenés para decir y compartir con el mundo, y cuánto tiempo vas a poder aguantar sentado en un lugar escribiendo. Esta información va a ser la guía que dará forma a las últimas dos semanas de entrenamiento.

Con esto queda finalizada la primera mitad del plan. Para acceder a la segunda mitad del entrenamiento hace click en el siguiente enlace: Cómo volvernos mejores escritores (parte 2).

Artículo cortesía de Hubspot.com

 

 

¡Sumate a los más de 20.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

Vos vendés,
nosotros nos ocupamos del resto ;-)

¡Probá ahora 7 días gratis!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.