Asignarte un sueldo en tu negocio es fundamental. ¡Te contamos cómo hacerlo en tres pasos!

Asignarte un sueldo en tu negocio es fundamental. ¡Te contamos cómo hacerlo en tres pasos!

No tener un salario fijo es un error muy común entre los emprendedores o empresarios y puede comprometer tanto el desarrollo de tu negocio o empresa como tu economía personal. El dinero de tu negocio y tu dinero son cosas distintas que no deberían confundirse. Para que esto quede claro y no haya espacio a mezclar las cuentas tenés que asignarte un sueldo en tu negocio y manejarlo tal como si tuvieras un empleador.

La información financiera de tu empresa es importante y la necesitás para conocer cómo funciona realmente el negocio y tomar decisiones estratégicas.

Una correcta administración de los recursos es clave para que tu negocio o empresa crezca y se desarrolle. Un primer paso es distinguir los ingresos de tu emprendimiento de los propios, para esto es necesario que tengan cuentas separadas. Tus finanzas personales por un lado, las del negocio por otro.

La información financiera de tu empresa es importante y la necesitás para conocer cómo funciona realmente el negocio y tomar decisiones estratégicas. Si a esos gastos sumás los tuyos, ¿cómo vas a conocer el estado real de tu emprendimiento? ¿Cómo sabrías cuánto gastás realmente para mantenerlo funcionando? Entonces el primer paso es que las cuentas estén claramente divididas: el pago a proveedores debe salir de un lugar distinto del que sale el dinero para tu compra semanal en el supermercado.

Una vez que hiciste esta división, tenés que asignarte un salario y manejarlo como tal. No puede acabarse antes de que termine el mes o vas a estar en problemas. Por eso es importante que a la hora de evaluar ese número seas realista. No cobrar un sueldo o que este sea demasiado bajo va a llevarte a complicar tus cuentas y a lucir como poco profesional frente a socios o empleados. Si es demasiado elevado, tu negocio va a sufrir las consecuencias. Tenés que tomarte un tiempo y llevar adelante este análisis.

Seguro alguna vez escuchaste datos sobre cobros con tarjeta de crédito que en realidad son mitos. ¡Los analizamos en esta nota!

¿Conocés tus gastos?

Hacer una cuenta clara y dividida en rubros de cuáles son tus gastos es un buen primer paso. Alquiler, mantenimiento de tu auto, otros gastos de transporte, impuestos, servicios, comida, esparcimiento, todo aquello para lo que sale dinero de tu bolsillo tiene que estar registrado. También es importante que sumes la cantidad que pretendas ahorrar.

Con esta información vas a tener claro cuál es el ingreso mínimo que necesitás obtener. Es un buen ejercicio revisar los gastos periódicamente, evaluarlos y estar siempre al tanto de en qué estamos gastando nuestro dinero.

Algunos emprendedores suman un porcentaje a su salario para compensar los riesgos y el trabajo extra que implica iniciar el camino con un proyecto propio.

¿Cuánto deberías ganar?

Ya tenés una base, ahora es necesario un poco de investigación. ¿Cuánto gana una persona con tus conocimientos y destrezas en el mercado laboral? ¿Cuál es el sueldo por un cargo similar en otras empresas o negocios como el tuyo? Buscá información, consultalo con personas conocidas que tengan emprendimientos similares y responsabilidades parecidas a las tuyas.

Algunos emprendedores suman un porcentaje a su salario para compensar los riesgos y el trabajo extra que implica iniciar el camino con un proyecto propio. Otros prefieren que ese ingreso se sume con el correr del tiempo a través del éxito del negocio. De acuerdo a tus necesidades podés optar por uno u otro camino.

¿Qué sueldo puede pagarte tu negocio hoy?

Ya sabés qué cantidad necesitás por mes para solventar tus gastos y cuánto cobran otras personas en emprendimientos similares al tuyo. Ahora tenés que considerar la realidad actual de tu negocio, en qué etapa de desarrollo está. Muchas veces al principio, incluso si está creciendo y lo hace rápidamente, es necesario que el salario sea mínimo para poder reinvertir en el negocio tanto como sea posible.

¿Necesitás vender más? ¡En esta nota encontrá algunos consejos que te van a ayudar!

Una buena idea es sumar a esa cantidad una comisión por nuevos clientes generados o tratos cerrados. También podés pautar retirar un porcentaje sobre las ganancias cada cierto período de tiempo.

Cuando hayas analizado todos estos factores, vas a tener la cifra de tu salario mensual. Cada seis meses deberías revisarlo, de la evolución de tu negocio o empresa y de las necesidades de capital que puedan surgir dependerán los ajustes que hagas. Siempre deberás tener en cuenta el balance entre tu cuenta personal y la del emprendimiento para que ante estos cambios ninguna salga perjudicada.

En Increase potenciamos negocios simplificando el control y administración de sus cobros con tarjetas. ¡Probalo ahora gratis por 7 días!

¡Sumate a los más de 20.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

Vos vendés,
nosotros nos ocupamos del resto ;-)

¡Probá ahora 7 días gratis!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.